Con los fiscales de los CLAP empezaríamos a controlar los precios de los alimentos

Todos los días y a cada hora los precios de los alimentos o cualquier producto que se necesita en los hogares de los venezolanos suben y suben, no hay control de ninguna manera para que estos no dejen de subir y acaben con el poder adquisitivo de cada persona con la compra de sus alimentos, pero en la organización del Poder Popular esta la salvación del Pueblo, y nos preguntamos como.

El gobierno nacional entrega a los empresarios o industriales dólares o cualquier otra moneda extranjera para que traiga materia prima para producir alimentos o para importarlos, que luego son empaquetados y vendidos a las distribuidoras comerciales que existen en el país.

Para que los alimentos lleguen a las mesas de todos los venezolanos tenemos que hacer un gran trabajo de control desde los recursos económicos que se le dan a los empresarios hasta el bodeguero que esta en el barrio, urbanización o cualquier negocio, por que haciendo ese control empezaríamos a desmarañar todo lo engorroso o los negocios ilícitos que ocurren en la producción y distribución de los alimentos.

Empezaríamos así, lo primero por hacer es que el empresario asuma el compromiso moral y patriota, cuando el gobierno de nuestro Presidente Maduro le asigne los recursos monetarios en moneda extranjera, dando garantía de sus bienes personales y empresariales por el compromiso con la Republica.

Luego que produzcan sus productos alimenticios conjuntamente con las instituciones publicas que las leyes le otorgan el control y seguimiento en la materia alimenticia, definir el plan de distribución de los alimentos y el precio, y a la vez que este venga marcado en el producto.

Colocamos como ejemplo en el estado Bolivariano de Mérida, existen aproximadamente 424 distribuidoras de alimentos, entre estas hay 4 distribuidoras del gobierno, que son MERCAL, PDVAL, Bicentenario y la Empresa Socialista que con estas últimas 4 no solucionan la necesidad alimentaria que hay en el estado. Quedarían aproximadamente mas de 400 empresas que distribuyen alimentos en la entidad, que haciendo el control y seguimiento de los alimentos que les llegan, se establecería una hoja de ruta controlada por el Pueblo mediante los CLAP y las instituciones del estado.

Con la organización del Poder Popular mediante los CLAP, que dentro su estructura esta el fiscal, que esta definido en la ley que rige la conformación y funcionamiento de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, se empezaría hacer el control de distribución, venta y precios de los alimentos en cada ámbito territorial de cada CLAP, donde están las distribuidoras de alimentos, supermercados, abastos, bodegas o cualquier negocio en materias de productos alimenticios o cualquiera que se necesite en el hogar. Con los fiscales de los CLAP empezaríamos a controlar los precios de los alimentos.

Las autoridades nacionales conjuntamente con los empresarios hacen el plan de distribución nacional de los alimentos, por cada estado y municipios de acuerdo a la cantidad de población que estos tengan, desde de allí los fiscales de los CLAP, comienzan hacer su trabajo, por ejemplo para el municipio Libertador del estado Bolivariano de Mérida vienen en el plan de distribución nacional, 100.000 harinas de maíz o cualquier otro producto, y la empresa nacional se las distribuye o mejor dicho se las venden a 10 distribuidoras de ese municipio, las autoridades tienen que entregarles a los fiscales de los CLAP, las ordenes de despacho a estos, para que le hagan el seguimiento en primer lugar que las harinas llegaron a las distribuidoras que la empresa nacional con las autoridades asignaron y que después estos alimentos lleguen a los negocios que las distribuidoras del municipio Libertador les venden, para que luego los fiscales de los CLAP fueran a esos negocios o bodegas a verificar que en las ordenes de despacho estén como salieron de esas distribuidoras con las cantidades de alimentos y no sea ficticias las ventas, así tendríamos un control sobre las ventas con respecto al precio y que se le venderían a los vecinos donde se encuentren los negocios, esta seria una de la forma de controlar las ventas de alimentos para que no lleguen a los bachaqueros.

No es difícil hacer que esta propuesta se realice, me imagino que muchos la abran presentado de mejor forma o método, seria un gran paso de abrirle el camino al Pueblo, representado por los fiscales de los CLAP, para que sea una de muchas formulas de soluciones, para los alimentos que suben y suben y nadie los controla.

Sobre el autor

Yezair Silva

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario